We use cookies to deliver our online services. Details of the cookies we use and instructions on how to disable them are set out in our Cookies Policy. By using this website you agree to our use of cookies. To close this message click close.

Nuevo régimen de acuerdos de refinanciación

27 MARZO 2014

El 7 de marzo de 2012 fue aprobado el Real Decreto-Ley 4/2014 que modifica la Ley Concursal. Con su entrada en vigor al día siguiente, se introducen en el ordenamiento español novedades importantes en materia de acuerdos de refinanciación extrajudiciales. El objetivo de la reforma es fomentar este tipo de acuerdos y, con ello, incentivar que la negociación de los mismos se lleve a cabo en un momento en que la refinanciación sea aún factible y permita evitar el riesgo de insolvencia de los deudores en situación de dificultad financiera.

Hasta la entrada en vigor del RD-Ley 4/2014 la regulación de las situaciones pre-concursales incluidas en la Ley Concursal ofrecía una protección muy limitada frente a las ejecuciones sobre activos necesarios para la actividad del deudor o frente a ejecuciones singulares. Dichas ejecuciones podían sin embargo hacer fracasar las negociaciones para refinanciar la deuda. Con la nueva regulación, la comunicación pre-concursal prevista en el artículo 5 Bis de la Ley Concursal permite paralizar ejecuciones durante el periodo en el que el acuerdo de refinanciación está siendo negociado.



El otro aspecto de mayor relevancia de la reforma introducida en la Ley Concursal por el RD-Ley 4/2014 se refiere a los requisitos de los acuerdos de refinanciación y los efectos de su homologación judicial.

De una parte se han reducido las exigencias para que los acuerdos de refinanciación puedan gozar de protección frente a acciones de reintegración en caso de concurso posterior. También se prevé la posibilidad de que acuerdos individuales o colectivos que no gocen de las mayorías necesarias para su homologación judicial puedan quedar protegidos frente a dichas acciones rescisorias si se cumplen ciertos requisitos (tendentes a verificar que la posición de los acreedores intervinientes no se ve indebidamente favorecida respecto del resto de acreedores).

De otra parte, el legislador ha definido con mayor precisión los efectos de la homologación judicial de los acuerdos de refinanciación, la cual permite, en función de las mayorías alcanzadas por el acuerdo, su imposición a acreedores disidentes, incluso a aquellos que tengan garantías reales. Entre las condiciones de los acuerdos de refinanciación que pueden imponerse a acreedores disidentes figuran por primera vez las quitas y las conversiones de deuda en préstamos participativos, acciones u otros instrumentos financieros.

Por último, la reforma concursal se completa con previsiones diversas destinadas, entre otros fines, a mejorar la fiscalidad de los acuerdos de refinanciación, o a compeler a los accionistas a adoptar las decisiones corporativas que permitan implementar un determinado acuerdo de refinanciación. También se establece un régimen transitorio que atribuye la consideración de crédito contra la masa a las nuevas aportaciones de capital realizadas en el marco de los acuerdos de refinanciación (incluso si dichas aportaciones provienen de personas especialmente relacionadas con el deudor).

Para una descripción más detallada de las novedades introducidas por el RD-Ley 4/2014, consulte nuestro Newsflash adjunto.

Loading data