La economía española precisa un sandbox competitivo

Jaime Bofill, que ha asesorado a la AEFI en sus comentarios al sandbox presentados al Ministerio, explica por qué es necesario dotar de medios a la Administración para que el sandbox sea efectivo, en una tribuna publicada por Vozpópuli.

El pasado 7 de septiembre concluyó el plazo para que todos los interesados enviaran al Ministerio de Economía su opinión y comentarios a la consulta pública sobre el "Anteproyecto de Ley de Medidas para la Transformación Digital del Sistema Financiero". Diversas asociaciones e interesados han remitido su dictamen y sugerencias sobre este texto, entre ellas la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), a la que hemos asesorado desde Hogan Lovells.

La opinión general sobre el anteproyecto es muy positiva y cumple las expectativas esperadas para esta ley, no solo desde la perspectiva del mundo fintech, sino también para los grandes bancos o corporaciones financieras que estaban interesados en el sandbox (la mayoría). Para los que todavía son ajenos al concepto, debemos explicarles brevemente que un sandbox es un banco de pruebas para empresas con ideas innovadoras que, encontrándose en un estado incipiente de su actividad empresarial o en su inicio como startup, si fuera el caso, no pueden cumplir con todo el marco regulatorio que se les exige. Sin embargo, esas entidades sí que poseen una gran idea, con tecnología de apoyo, así como una base de clientes que desarrollar.

(...)

Ver artículo completo publicado en Vozpópuli >>


Download PDF Compartir Back To Listing
Loading data